18 oct. 2011

¿Porque se pierde el deseo sexual?

Se que muchas personas sea cual sea su situación sentimental y personal se hacen siempre la misma pregunta ¿Porque se pierde el deseo sexual en la pareja? y la mayoría de veces no encontramos la respuesta o en el fondo no deseamos encontrarla porque quizas sentimos que algo tenemos de culpa.

Después de varios años de casada he llegado a comprender que el deseo sexual NO MUERE, no, lo matamos.!! Lo matamos nosotros con nuestras actitudes, con nuestros actos, con nuestros egoismos, con nuestros moralismos, con nuestros celos, con nuestros miedos...

Cierto es que con el paso de los años la actividad sexual de la pareja se vuelve un tanto cotidiana, menos excitante, menos frecuente, pero no por eso menos placentera... La confianza que ya existe entre la pareja, no es razón para que el sexo entre los dos sea aburrido y poco placentero, al contrario eso es lo que debe desencadenar relaciones sexuales más satisfactorias puesto que ámbos ya se conocen lo suficiente y saben lo que le gusta a cada uno y como complacerse mutuamente.

En la pareja cada uno debe expresar lo que le gusta, como le gusta y lo que desearía realizar, no deberían haber secretos en la habitación, la habitación debe ser el lugar donde ámbos realizan todas sus fantasias y se complacen mutuamente de la manera que más les guste olvidandose por completo del mundo exterior.

Nosotros podemos ayudar a mantener viva la llama de la pasión siempre y cuando no actuemos de manera egoista y vengativa con nuestra pareja, muchas veces comenzamos a "cobrarle" al otro y a pagarle con la misma moneda, es decir lo tratamos de la forma que nos trata, por ejemplo:

Si por alguna razón el marido en ocasiones esporádicas no quiere tener sexo con la esposa, ésta se siente ofendida, siente que ya no la ama, que no la desea, se siente rechazada, motivo por el cual ella toma la desición de ya no insinuarsele a su esposo, de ya no coquetear, de negarse cuando él lo desea y de no mostrar interés cuando el la acaricia o besa.

Esos juegos en ocasiones pueden ayudar a reflexionar a la pareja y hacerle ver que su rechazo nos lastima pero en otros casos esos juegos pueden llegar a volverse normales. "Si uno se repite por mucho tiempo una mentira ésta de repente se vuelve una realidad para uno mismo" En otras palabras, si uno finge no desear y no sentir nada por las caricias y besos de nuestra pareja con el tiempo estaremos no sintiendo nada de verdad y nos quedaremos frios como tempanos de hielo dificil de calentar.

Tratemos de mantener juntos la llama de la pasión encendidas haciendo cada dia nuevos juegos, nuevas rutinas, nuevas formas de darnos placer, de tocarnos, de sentirnos, de excitarnos... el mundo de la imaginación es infinita y en él caben muy bien nuestras fantasias y deseos, démosle rienda suelta a nuestra imaginación y comencemos a satisfacernos y satisfacer a nuestras parejas.